miércoles, 3 de febrero de 2010

El municipio no puede crecer por culpa del tipo de Plan General que le exigen

La Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias (Cotmac) se pronunciará hoy sobre la segunda aprobación provisional del Plan General de Ordenación (PGO) de Vilaflor, documento que se encuentra en elaboración desde hace siete años y que no cumplirá las expectativas del gobierno municipal. La causa es que "a la hora de legislar en urbanismo, se ha pensado más en las ciudades y grandes localidades que en los núcleos rurales. Con este sistema nos estamos cargando la medianía y los pueblos".

Así de claro lo tiene el alcalde de Vilaflor, Manuel Fumero, quien explicó que "aplicar la figura de la unidad de actuación en núcleos rurales es inviable porque no es rentable, por lo que entiendo que nos están condenando a no crecer". El ejemplo es este municipio, donde la población ha pasado de tener más de 2.000 habitantes a 1.825 en la última década, a pesar de que las normas subsidiarias clasificaron suelo para albergar a 8.000 personas.
La solución, según Fumero, corresponde al Parlamento de Canarias, que tendría que "legislar en favor de los núcleos rurales, con respeto al medio y a la legalidad, pero con sensibilidad". El alcalde dejó claro que el sistema actual favorece la emigración de la población rural hacia las áreas litorales, por lo que advierte del "riesgo serio de despoblación de zonas de las características de Vilaflor". Aunque aclaró que "no es un grito de alarma, sino una realidad que constatamos desde hace seis años con los padrones municipales".

No hay comentarios: